domingo, 11 de mayo de 2008

-daso

estaban ishtar y daso muy acaramelados en el sofa, triskel como siempre les observaba atado a la argolla de la estaca, apenas les veía, tan sólo les escuchaba, agachado como podía, con la mirada fija en el suelo. el cava y las fresas cerca y los besos fuera de su alcance...
-vamos a divertirnos...-dijo ishtar notando muy excitado a daso.
-arrodíllate tras de triskel- así lo hizo daso, su nueva adquisición.
vamos, lámele el culillo a triskel, demuéstrame lo que vales, lo que haces por mí...- daso no muy convencido se colocó tras triskel, inmóvil, y poco a poco fue besándole entre las nalgas, tras los besos introdujo su lengua, triskel, avergonzado, enrojeció la carne de sus mejillas...
-no te gusta triskel?, si no te gusta, con un par de azotes lo arreglamos...-
-señora- gimió triskel aún inmóvil dejándose besar...
-daso, es hora que triskel comprenda que puedo hacer lo que quiera con él..., fóllale el culito, así como he visto que tu antigua ama te lo hacía...-le increpó ishtar.
atado a su estaca, triskel entrelazó sus manos bajo su pecho, cerró los ojos y se dejó suavemente introducir aquel miembro que ishtar había recuperado de una ama retirada... daso sabía cómo meterla sin dolor pero con fuerza, constante iba cediendo los músculos contractos de un triskel humillado por enésima vez... ishtar había traído a un nuevo sumiso para humillarle aún más. para no cesar de ver en él su cesión, su total entrega, su imposible insubordinación, triskel era totalmente suyo y nada era demasiado para complacerla, NADA podría hacer que su contrato de amor y lealtad se quebrantara...
la leche de daso le recorrió los huevos e hizo un charquito bajo su sexo... ishtar con la punta de una fresa recorrió la brecha de triskel y se la ofreció a daso, el cual sensualmente la tomó entre sus labios, la besó y la lamió hasta tragársela toda... lo mismo hizo ishtar con triskel con otra fresa, la remojó en el charquito y se la dió.
-hora de darse un baño- desató a triskel y prepararon el agua,las sales y las rosas y llevaron la mesita con el cava y las fresa que ishtar gustaba de tomar y usar...antes de meterse en la bañera, hizo que la adoraran el cuerpo entero, se hizo lamer los entresijos y finalmente se dejó acariciar y mimar en las aguas perfumadas...