domingo, 11 de mayo de 2008

-feliz 2008

triskel amaneció eufórico con el nuevo año y sin subirse a la cama... se apresuró a besar, lamer y relamer los deditos que soñaban bajo el edredon, ishtar se despertó suavemente, ya acostumbrada... llevó sus dedos de chucho hambriento hasta sus muslos y le ordenó que se los introdujera... triskel erecto, sumiso, arrodillado junto a ella la oía gemir y se complacía observando como el vaivén de sus dedos la hacía retorcerse y resecar su garganta...no había para él mayor ventura que sentirse dueño y artífice de las sensaciones de su dueña...-feliz dos mil ocho mi Señora