domingo, 11 de mayo de 2008

-l'estaca

abrió la puerta triskel y por ella aparecieron dos obreros con una estaca de hierro en la mano y sus herramientas...-aquí-dijo decidida, ishtar.triskel miraba interrogante el lugar que señalaba el dedo de ishtar, justo en la bisectriz del ángulo del sofa-chaise longue...empezaron a picar los obreros y dejarón allí la hermosa estaca de hierro forjado, algo inclinada, de unos 45 cm con una argolla en la parte de arriba y otra a media alturaishtar despidió a los dos obreros tras haberles pagado y sujetó con fuerza a triskel por el collar hasta rendirlo a sus pies, de rodillas, a cuatro patas se lo llevó hasta la estaca y lo ató a la anilla del medio, con la cabeza a ras del suelo sólo podía avistar los tobillos y los pies desnudos de ishtar, cómodamente sentada en su sofá, dejándose adorar a un palmo del suelo...desde allí en el futuro triskel presenciaría las aventuras de su dueña, sufriría su rabia y sería su instrumento de placer...