domingo, 11 de mayo de 2008

-please, let me go...

ishtar se había levantado de una larga siesta, triskel yacía adormecido en su alfombrita... ishtar se dirigió a la entrada, se enfundó las botas,... mientras triskel se apresuraba a arrodillarse a la espera de órdenes... -pon tu mejilla en el suelo, ahora!triskel con su culillo en pompa, presionó fuerte su mejilla contra las baldosas...y la bota de ishtar le aplastó con fuerza la otra...le miró, subyugada por su entereza y recolocó su bota sobtre su cogote, mientras el tacón se posaba con cierta mesura sobre su cabeza... triskel, inmóbil, ishtar iba ejerciendo cada vez más y más presión hasta que la expresión de triskel delató dolor... entonces se mantuvo ahí, sin presionar y pidió las súplicas...