domingo, 25 de mayo de 2008

-sisiéme

me tomas, me prendes la cintura, me acercas en demasía a ti y me dejo, me dejo llevar por tu perfume... me besas, te acercas demasiado a mis labios, sientes que no puedes evitar el aire que nos separa, sientes como quieres y no debes... y un beso en cada comisura de mis labios, en mis mejillas, se muere... -estás muy sexual, hoy...- no se te ocurre otra palabra tras sentirme tan cerca, tomarme, besarme entre gestos que se quedan a medias pero que intuyen lo que desde dentro traspasa mi piel y la tuya... te imprimes de mí, apretando mis manos, cogiéndome del brazo, expresando falsos te quieros y sintiendo cómo te rendirías a mis pies... pero hay demasiada gente, aún así te olvidas de "tu ella", del mundo y por minutos te pegas al imán que te lleva hasta mí... me dejo penetrar por tus ganas... por tus palabras, tus caricias y tus besos cargados de deseo pero impotentes, inofensivos... castrados por el público por nuestra verdad por separado... me intuyes y yo te sé... pero... para mí sólo eres un juego, un trofeo más en la vitrina...