domingo, 11 de mayo de 2008

-triskel hace un favor

en la barra de una discoteca, escotada y con la falda estrecha, demasiado corta... el tanga invitando a las miradas y una copa en la mano...
-quiero ver como te vas con otra esta noche... con esa!-triskel miró a su alrededor, la discoteca estaba a medias y la chica del tanga era la elegida para que él la seduciera e ishtar contemplara la escena...
pasaron los cuartos de hora...
en un rincón triskel acariciaba lascivamente por encima del tanguita mínimo de su presa, que le gemía levemente en los oidos... notó la tela mojada y se atrevió a tocarla desde dentro, se atrevió a hundirle los dedos... el rincón ardía... una mano yendo y viniendo y la otra en su cintura... triskel estaba excitado aunque no le gustaba la situación, temía que le reconocieran, a su edad enrollándose en público con una cría, con su cargo... uff, qué lío... y además ishtar observándole!salieron a buscar un lugar más tenue, ishtar a unos metros... triskel ladeó el tanga y hundió su lengua amaestrada en el jovencísismo coñito recién cautivado, la niña se dejó llevar por el placer, mojada, caliente, rosada... quiso tocar a triskel, llevar su sexo erecto hasta su boca, pero no, triskel se retiró, aún vestido, se volvió a meter entre sus piernas para seguir dándole placer...
ishtar con los brazos cruzados en su regazo, contemplaba secretamente la escena y se sonreía.
apenas la besó y se despidió de la niña, atónita, con el vodka corriéndole por las venas y el sexo ardiendo... quiso retenerle pero triskel ya había vuelto a las riendas que le mantenían dócil... ishtar se prendió de su brazo y pasearon bajo las estrellas...