domingo, 15 de junio de 2008

-diosdirá

me atravesó el alma con sus dedos gemí, jadeé en sus oídos el placer de una noche de estío a la vista del mar y la historia su lengua en mis entresijosy mi alma desperdigada en el deseo