domingo, 6 de julio de 2008

-nO es OrO tOdO lO que reluce...

cuando te encuentro y me encuentras. a veces sí, a veces no.me vuelcas por dentro...sigues rezumando egoismo y ambición...te interrogan mis ojos pero no dejas que vea...
me dices poco, lo suficiente para que sepa que no dormiste en casa.por qué cada vez que vienes a mi vida quiero seguirte? por qué me arrastra el deseo y el orgullo de haberte conocido? sé de hombres mejores que tú, más honorables que tú, más generosos que tú, más adinerados que tú...pero mi mirada siempre acaba buscándote, mi cabeza pronunciando tu nombre, mis gestos anhelándote... pero no quieres, o no osas volver a acercarte demasiado a mí...vence tu orgullo y apiádate del mío... un café cuesta ochenta y cinco céntimos... y dime la verdad, sea cual sea, sólo la verdad me permitirá vivir en paz... 8 de febrero 2008