domingo, 6 de julio de 2008

-31 de diciembre 2007

este año o(h) se ha acabado, doy por zanjada la etapa de esta tierra esteril , que sólo provoca sed en mí... espero que hayas sido el primer y último hombre de mi vida en dolerme... sin ti, seré más libre, pasearé mi vida mucho más tranquila... si algún día vuelve a haber un hombre del traje... tendrá que estar por debajo de la altura de mi cintura...
cuando elegí entre tú y él sabía que nunca desaparecerías del todo, pero también sabía que tú no me harías feliz... me gustan los hombres con ambición como tú pero para qué, tú y yo nunca hubieramos sido felices... años más tarde te veo y sigues teniendo esa obsesión por el lujo que te pierde, sólo sabes multiplicar sin mirar a los lados, no hubiera sido feliz, no bastaba con ser una pareja de vanguardia, yo no sé ser el reposo del guerrero, yo soy la guerra.
quizás estábamos hechos el uno para el otro, quizás, pero era un riesgo demasiado alto, quizás hubiera sido la madre de esos hijos que tanto deseabas y que no has podido tener pero... no sé adoptar ese papel de fiel esposa y abnegada madre... quizás antes, pero ya no.
ya no soy la niña que te sorprendía entre las sábanas, que buscas a veces para acordarte de que existes, de que alguien te quiso más allá de la fachada que abrillantas a golpe de talonario... una niña de diecisiete años que ya no está, que tú recuerdas pero que ya no osas tener...
me gustabas, me gustas y me gustarás toda la vida y te perdonaré todo lo que no me has dicho... te perdonaré no haber luchado... de todos modos hice una elección que a pesar de no hacerme feliz era la más correcta... una vida en paz aunque con tu fantasma rondándome la cabeza, el cuerpo...
fuimos, he sido, no seremos. fin del 2007, fin a once años de recuerdos, entre tus sábanas, entre tus dedos... ahora sí que estás solo, ya nadie pensará en ti, nadie te deseará como yo lo hice todos estos años... disfruta tus privilegios en la más absoluta de las soledades, mientras recuerdas aquello que yo no recuerdo haberte dicho en el ascensor... sube a esa harley, a tu niña y bebe el viento de la soledad... estuve en tu cama, en tus pensamientos pero durante años lejos... sube al porche y disfruta solo,... estaremos solos siempre por cobardía, por egoismo, por orgullo... renuncio a ti, como el que renuncia a la aventura por una vida cómoda, con ese regusto amargo pero es lo correcto, no hay más camino, sólo abismos en los que ya caí...no eres lo que quiero aunque hayas sido lo que más he deseado, no eres nada bueno aunque jamás me hayas hecho daño, fuiste el primero aunque hubiera otros antes... tú iniciaste y marcas hoy el fin de la niña buena.
quizás vuelva a acordarme de ti pero sé que sólo será para refugiarme en tu recuerdo, como ahora quizás, aunque hoy es un día especial, fin de año y con él tu muerte en vida en este alma mía.