domingo, 6 de julio de 2008

-la fantasía


ella con su coleta rubia tintineante, su blusa blanca semitransparente, su falda negra estrecha y corta, ella y sus zapatitos de tacón... se acercaría al despacho de uno de sus jefes, llegaría hasta su mesa de cristal y recogiendo unos papeles... sentiría en sus muslos cómo se desliza una mano tibia, segura...que se acerca peligrosamente a sus braguitas blancas, pronto ella se humedece, siente como unos dedos se introducen en su vagina, suavemente. su cuerpo queda sometido al vaivén de esos dedos, su respiración se hace cada vez más sonora y rápida...los dedos se empapan de sus jugos, hay silencio, el despacho gime bajo la atenta mirada del jefe que la posee, estira de su coleta y la arrodilla bajo su mesa de cristal, las braguitas ya se encuentran en los tobillos de la niña mientras él saca de un cajón un bonito collar de mascota, se lo coloca mientras ella va bajándole la cremallera y saca de sus pantalones, una poderosa razón para temer la sodomía... pone sus labios sobre ésta razón, la roza, la besa y se la mete entera como las putas bien pagadas...él la coge del collar y se la acerca todavía más, no vaya a ser que se corra y ella se retire...ella gime y se deja manosear los pechos que su blusa semitransparente tanto insinuaba.la puerta se abre, es el amo de la empresa, se sienta al otro lado de la mesa, ambos sonríen y no interrumpen la fiesta, ella aprisionada no puede mirar atrás, aquel señor y su medio siglo le contemplaba el culo yendo y viniendo bajo el cristal, y sus manos no pudieron más, se desabrochó el pantalón e introdujo suavemente un dedo en el culo de la joven, primero uno... y luego dos... gimió,...el joven ejecutivo se levantó de su silla, le alzó la cara y le llenó las mejillas de leche, mientras la miraba fijamente... se fue a asear y la dejó con su jefe que acto seguido se arrodilló bajo la mesa y le recorrió el agujero estrecho y negro que antes había manoseado, ahora lo tenía en la punta de la lengua, mmm, lo lamió insaciablemente, limpió cada pequeño pliegue rosado de la secretaria...mientras la oía jadear y sentía como de su coño salía una esencia íntima y viscosa que no pudo evitar sorber, labios con labios.. fundidos, pegados, ...el chico volvióla puso sobre la mesa de espaldasy encajó su polla aún vigorosa en el tunel infinito del deseo, en la caverna oscura del dolor y del vandalismo, gritó, gimió y pronto jadeó con la explosión de vida que sintió deslizarse desde su interior hasta sus tobillos...su dios acababa de dejar su leche recorrer su raja, sus muslos, sus rodillas ... un líquido abrasador le corría por las piernas mientras el jefe con el terreno abonado inició la entrada al paraiso que antes había cedido su lengua...la niña temblaba, le dolía el alma pero le invadía la obediencia y se dejó marcar de nuevo el alma,por segunda vez sintió como la empalaban sujetada con fuerza por su dueño para que no pudiera zafarse y aquel hombre la sodomizó, su miembro entró una y otra vez en la estrecha abertura que antes había sido lubricada por el semen de su dios y ahora era una mezcla sucia que se derramaba de nuevo por sus piernas.la arrodillaron de nuevo, le quitaron el collar, le limpiaron la leche de sus mejillas, y la mantuvieron allí durante su conversación...