domingo, 11 de mayo de 2008

-asfixia

ciñó el cinturón alrededor de su cuello, con fuerza, quedó muy ajustado... el metal en su garganta, el cinturón de piel presionando... al límite de la asfixia, el dominio se hacía tan físico como mental... ishtar contemplaba la inmóbil criatura, triskel de rodillas, con las manos entrecruzadas sobre sus muslos, con los ojos sobre sus pies, con el sexo erecto bajo sus pantalones... y una sensación de absoluta pertenencia a su ama... un sólo movimiento brusco lo estrangularía, así justo así, sentía el equilibrio que separaba la dominación de la agresión... el consenso.