domingo, 11 de mayo de 2008

-voyeurs

ishtar reunió a todos sus sumisos al otro lado de la pantalla, a la misma hora, el mismo día... desde sus casas, sus trabajos... todos los perrillos que gozaban de algunas horas con ishtar a la semana, al mes... deberían presenciar como su diosa sucumbía ante triskel... el preferido, todos deberían ver como el preferido lograba, con su destreza, hacer correr a su reina... verían como su lengua la atravesaba de lado a lado, como sus caricias la complacían, como triskel era el elegido para vivir siempre junto a ella y ellos simples discípulos, aprendices...ishtar les concedía a sus sumisos así la categoría de voyeurs, voyeurs pero sin derecho a tocarse, sus ojos firmes en la pantalla y las manos entrelazadas bajo sus barbillas... sintiendo el deseo, la excitación del momento y no poder tocarla, ni lograr la satisfación... triskel maniatado, vendado... horadaba con fuerza el cuerpo porcelánico, el sexo rosáceo y siempre dulce de su amada ishtar, triskel se prendaba de su olor, se prendaba de sus gemidos y no cesaba de lamerla y buscar el placer de su ama, triskel buceaba en el océano inacabable de sensaciones que le producía estar de rodillas, sometido, observado, juzgado, envidiado... triskel reseguía ávidamente las líneas del cuerpo de ishtar, se sabía de memoria cada curva, cada punto, cada imperfección que la hacía única... triskel obedecía y se envenenaba mientras al otro lado de la pantalla ardía algo más poderoso que el fuego...: el deseo.