domingo, 11 de mayo de 2008

-sosiego

ishtar lleva un rato sentada ya en el ordenador, escribe como siempre, le gusta y no le resulta demasiado difícil... llama a triskel que como siempre espera en la puerta por si ella le necesitara cuando él está ocioso...triskel se acerca y ella le comenta que está pensando en aquel hombre del otro día, en el hombre del traje y que está algo desasosegada.triskel no necesita oír más, a cuatro patas se coloca bajo el escritorio... y los muslos de ishtar se entreabren como una puerta tras la cual se esconden las delicias que ofrece a su perro triskel...sigue tecleando, aunque a un ritmo mucho más lento, siente como su perrillo la invade con su lengua... moja con sus fluidos la silla y los labios que la cubren de besos... su sexo se inunda y triskel no cesa, siente las fuertes manos de ishtar acostándole a su sexo y así escribe ishtar algunos versos, embriagada por su deseo y su goce... lo llama por el nombre del hombre de traje...triskel no puede evitar emocionarse, sigue el proceso de darle placer pero las lágrimas le invaden... ella goza en su cabeza con otro mientras siente a triskel dejándose las rodillas en el mármol. lo nombra una y otra vez, ese nombre perfora sus oidos y su corazón pero él no es quién apara sentirse mal por ello, él la sirve, la adora y cumple con todos los usos que ella quiera darle...